Scroll to top

La importancia de la identidad corporativa

Toda empresa se plantea varios objetivos, siendo una de las más importantes diferenciarse de la competencia, ese será el requisito para aquellos que quieren emprender el camino hacia el éxito. Con la identidad corporativa, cualquier empresa puede superar a la competencia, además de elevar su valor comercial y establecer un producto o servicio relacionado a una marca en particular.

Las grandes corporaciones, han demostrado la fuerza que ejerce la identidad corporativa ante sus consumidores, es fácil asociar una melodía, un color o un símbolo a una marca, haciendo que los consumidores sepan a qué se dedica la empresa o poder reconocer cuáles son sus productos estrellas.

Antes de seguir aclarando para que sirve la identidad corporativa, veamos su definición y cómo se diferencia del término de imagen corporativa, algo que podría asociarse como términos iguales, pero que en realidad no lo son.

Definamos lo que es una identidad corporativa

Buscando una definición adecuada, podemos asumir que la identidad corporativa está conformada por el conjunto de valores, creencias y demás características con las que una organización se identifica, del mismo modo que se diferencia de otras organizaciones. Cada empresa proyecta una personalidad que se interna en la mente de sus clientes, para integrarlos y conducirlos a una estrategia para lograr el éxito.

Un término con el que te podrías confundir es con la imagen corporativa de la empresa, si bien, cada elemento formará parte de la estrategia y del ser de la empresa no significan lo mismo. Una imagen corporativa depende de lo que perciban sus clientes, se va construyendo junto a la marca, la interacción con sus productos y otros elementos que creen en cada cliente una proyección según su criterio de esa empresa.

Así, la imagen corporativa puede reflejarse de forma diferente a la identidad corporativa, mientras la empresa asume una identidad corporativa, la imagen que perciben sus clientes puede ser otra.

¿Para qué sirve la identidad corporativa y qué objetivos persigue?

Al crearse la empresa se define la filosofía corporativa que conforma la misión, visión y los valores, evaluando cada aspecto presente, futuro, principios que la rigen y la razón de ser de la empresa. Por lo tanto, sus objetivos son la de crear un arraigo de los trabajadores con la empresa y así ellos mismo puedan representarla de la mejor manera ante los clientes. Según el valor de la imagen, se pueden impulsar nuevos productos con menor esfuerzo. Una buena imagen en la empresa resalta sus virtudes, mientras esconde las carencias.

En resumen, una identidad corporativa bien diseñada nos permitirá:

 

  • Aumentar la visibilidad de la empresa.
  • Superar a nuestra competencia.
  • Captar al público que nos interesa.
  • Influir en la forma que las personas perciben la marca

 

La imagen corporativa se materializa a través de las personas que representan la empresa y su forma de organizarse. La identidad corporativa ayuda a la empresa para no pasar desapercibida entre los clientes, quienes se sienten identificados con la imagen que transmiten, al igual que responderían positivamente frente a campañas publicitarias.

Es a partir de la imagen corporativa que la marca toma relevancia en el mercado y se impone ante los competidores. Los clientes prácticamente llegan solos al negocio, son capaces de identificar el producto, estos serán clientes fieles.

 

Importancia de definir la identidad corporativa

Una empresa que no haya desarrollado una identidad corporativa puede reflejar ante su público que no está comprometida con el cliente o que la empresa no es seria. Al crearse su propia identidad, estará mostrando que la empresa ha llegado para quedarse.

Luego de haber descubierto para qué sirve la identidad corporativa, ¿dudas en hacer cambios en tu empresa? Si aún no has logrado establecer una imagen corporativa no dudes en hacer un pequeño cambio institucional, estas a tiempo de crear una imagen corporativa, añadiendo creatividad a la renovación de la imagen. Empieza el cambio de adentro hacia afuera y verás que funciona.